Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

París

Imagen
A pesar de mis canas, solo he estado una vez en París. Y fue hace poco, a final de 2010. Llegué allí con más material fotográfico que ropa en la maleta, varios jerséis puestos y prescindiendo de todo lo superfluo por culpa de las duras leyes de Ryanair sobre el equipaje en cabina. Esperaba encontrarme con la que probablemente sea la ciudad más fotografiada. Con el París de Cartier-Bresson, de Doisneau, de Kertész y tantos otros maestros admirados. Me relamía de antemano pensando en las muchísimas oportunidades fotográficas que iba a tener, en la de buenas fotos que podía traerme de regreso en la tarjeta de memoria.

Y cuanto más altas son las expectativas, más dura es la caída.
Para empezar está el obvio pero inevitable punto de partida de que yo no soy Cartier-Bresson. París es mucho París, pero no se conseguirá de él nada más que una bonita postal, en el mejor de los casos, si no se tiene talento. Pero parece ser que esto tan evidente yo no lo tenía lo bastante interiorizado, como t…

Otsagabia

Imagen
Llovía. Habían pronosticado un tiempo de perros para aquellos días de vacaciones y, por una vez, estaban acertando. Siempre pasa igual, purita ley de Murphy.
Pero no pensaba arredrarme. Había hecho acopio de valor y de memoria. De valor porque no quedaba más remedio y de memoria porque recordé unas imágenes que había visto no sé dónde que proponían, cuando llueve, aprovechar los aspectos fotogénicos de la lluvia; las gotas cayendo, los reflejos de los charcos, esas cosas. Y estaba firmemente decidido a ponerlo en práctica.
Y llovió. Hasta nevó. Pero por un momento, al llegar a Ochagavía/Otsagabia, salió el sol. Y de la lluvia aproveché las nubes que aún quedaban, la acera lavada, la ausencia de gente y hasta de coches.
Y de vuelta a casa he pensado que hace mucho que no toco el blanco y negro. Así que ahí va, el recuerdo de un momento de sol en el pirineo navarro, donde no hay Corte Inglés y no se han enterado de que en abril ya es primavera...