domingo, 2 de noviembre de 2014

Entre cedros



Por ser el día que es, y porque siempre me han gustado los cementerios, ahí va una foto de este lugar singular. El cementerio de Okunoin, en el monte Kõya, donde desde hace siglos son enterrados los buenos budistas japoneses (o, al menos, un mechón de su pelo), junto al mausoleo del monje Kukai, quien sabrá interpretar las enseñanzas del próximo Buda.

viernes, 9 de mayo de 2014

¿A qué huelen las nubes?



Aquel día de agosto olían a mar, a pinos, a vida, a paz. A sábanas limpias. A cansancio tras estar todo el día recorriendo la isla en bici.

Y a satisfacción por encontrarme, volviendo a tierra en el ferry, con esta puesta de sol. Un clásico, pero un valor seguro. Una vista de la que uno no se cansa nunca, por más que se repita todos los días.

Osselin y Juan García Gálvez les he tomado prestada una estupenda acción de photoshop para aumentar la calidez, viveza y enfoque.


miércoles, 9 de abril de 2014

Las pequeñas cosas




A veces el deleite está en las pequeñas cosas. Como cuando se acaban las nueces. En el fondo del frasco ha quedado un polvillo de los frutos secos. Lo vacías, para que no se te acumule porquería. Coges la bolsa llena de nueces mondadas. La abres. Viertes su contenido en el frasco. Apuras, pero no caben todas. Entonces coges las que sobresalen y te las comes con delectación. Y coges alguna más, porque están riquísimas.

Satisfecho el momento de gula y con algunas calorías extra, cierras la bolsa, cierras el frasco y los guardas en la despensa con una sonrisa.

martes, 31 de diciembre de 2013

... y treinta y uno!

Pues llegó el 31 de diciembre. Y, como en la foto, no sabe uno si amanece o atardece. Si se acaba cierra etapa o se abre otra. O ambas cosas. O ninguna, que al fin y al cabo el cambio de guarismo no cambia la vida. 

Exactamente desde este punto pienso despedir el año. El 2014 nos vendrá con 365 nuevas oportunidades... o quizás algunas menos. Así que habrá que aprovecharlas todas, todas.

Besos, abrazos, gratitud y los mejores deseos a todos los que me acompañáis en el camino.

martes, 14 de mayo de 2013

domingo, 5 de mayo de 2013

viernes, 21 de diciembre de 2012

Dolor navideño




En nuestra convulsa sociedad y con los difíciles tiempos que vivimos, abrir un forzado paréntesis de consumismo y tradicional felicidad puede ser un alivio. O una ironía.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Julia

Probando iluminación...

viernes, 12 de octubre de 2012

La hora violeta



En la novela "La hora violeta", las tres protagonistas creadas por Montserrat Roig, que atraviesan diferentes conflictos sentimentales,  llegan a la conclusión de que han de mirar el mundo con sus propios ojos, sin el filtro de la mirada de los demás.

Ese es el reto, también en fotografía. Dar una mirada propia a temas en ocasiones tan manidos como este, la puesta de sol desde el embarcadero de L'Albufera de Valencia.

Mi mirada fue la del momento casi mágico en el que la quietud cae como una sábana limpia sobre la escena. La de la sutileza en la gradación de los tonos, la frialdad de la luz, cuando solo quedan algunos restos de sol. La del reflejo congelado del cielo en el lago. También aquí, la hora violeta.

Es mi mirada. O lo fue ese día. Hay otras muchas miradas posibles, como la del furioso sol naranja hundiéndose en el horizonte, en medio de rojos y negros y siluetas recortadas. Pero hoy me apetecía esta, sutil y sin contraste, aunque ignore la regla de los tercios y coloque el horizonte casi en el centro.

Bueno, sí que había algún filtro en mi mirada. Marca Cokin, recién comprados, estuve haciendo experimentos con ellos.


Nikon D90, Tamron 17-55 f/2.8, 29 mm
f/22, 4"
Filtros Cokin P153 (ND4 -0.6) y P121S (degradado suave ND8  -0.9)

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Equilibrio




El Lago La Ercina, uno de los de Covadonga. Una de tantas maravillas naturales de los Picos de Europa y de Asturias en general. Uno de tantos paisajes que combinan lo impresionante, lo sublime y lo sutil en un delicado equilibrio.

Parece que la naturaleza haya querido diseñar una estampa de postal para atraer el turismo. Y lo ha conseguido.



focal 17 mm, f/8, 1/50 seg., iso 200
panorámica con dos tomas horizontales
trípode: a pulso, como un campeón (¿dónde estás, Ripley?)

lunes, 3 de septiembre de 2012

El faro del fin del mundo



No lo puedo evitar. Me tiran demasiado los cielos tormentosos. Me resisto, pero acabo fotografiándolos con ansia y colgando alguna imagen de ellos. ¿Será una señal? ¿Tendré que dejarme llevar y especializarme en nubes inquietantes?.

Esta vez sucumbí. Mientras conducía por tierras de Asturias, apareció a la derecha un cartel que gritaba: "Faro". Por supuesto, me metí por esa carreterita y al final de un estrecho camino apareció la poderosa silueta del faro, junto a los acantilados, con el telón de gruesos nubarrones y el rompimiento de gloria al fondo. Hubiera sido un crimen desaprovecharlo.

Así que me traje de Asturias esta imagen... y un soberano catarro. Porque mientras, emocionado, le hacía varios millones de fotos al faro, cambiando encuadres y exposiciones, no me daba cuenta de que estaba soplando un viento helado y cortante.  Para cuando acabé, la cosa ya no tenía remedio. Todavía hoy, un mes después, sigo tosiendo como un perro. ¡Para que luego digan que la fotografía no tiene sus riesgos!

miércoles, 11 de julio de 2012

Despropósito



¿Y si persevero en hacer fotos como esta conseguiré que me paguen por ellas más de 4 millones de dólares, como Andreas Gursky?

lunes, 18 de junio de 2012

Recortes, recortes, recortes...






Esta foto es de agosto de 2010, en el Ayuntamiento del bello pueblo de Norcia, en el sureste de la región de Umbria. Tras dos años más de crisis, no quiero pensar cómo se desplazará ahora la Policía del lugar

1/25 seg., f/4,5
Tamron 17-50 mm, 34 mm
ISO 200

martes, 5 de junio de 2012

Chelo



Chelo hizo de modelo en su anterior juventud y se le nota. Da gusto trabajar con ella: es atractiva, le encanta posar y tiene estilo para hacerlo. Espero poder tener con ella alguna sesión más tranquila que esta y poder hacer algún trabajo interesante. Mientras tanto, quedémonos con esta imagen promocional de la nueva tienda Cuestión de Estilo.

lunes, 7 de mayo de 2012

Al caer la tarde


Spoleto es un bonito pueblo de Umbria. De los de calles estrechas, plazas monumentales, excelentes productos del campo... y turismo pijo. A poco más de cien kilómetros de Roma y con una vida cultural muy activa, es destino preferente de muchos romanos que valoran la "autenticidad" del pueblo y sus festivales musicales. Aquel dia, al caer la tarde, la plaza del Duomo era el lugar perfecto para recuperar fuerzas y disfrutar de la temperatura óptima, de un entorno hermoso y una paz completa. Y, junto a nosotros, estos personajes completaban el paisaje con un toque del más puro estilo italiano.

Spoleto, 6/8/2010
Nikon D90
Tamron 17-50 mm f/2.8, 50 mm
f/2,8 - 1/250 seg - ISO 200

martes, 17 de abril de 2012

París





A pesar de mis canas, solo he estado una vez en París. Y fue hace poco, a final de 2010. Llegué allí con más material fotográfico que ropa en la maleta, varios jerséis puestos y prescindiendo de todo lo superfluo por culpa de las duras leyes de Ryanair sobre el equipaje en cabina. Esperaba encontrarme con la que probablemente sea la ciudad más fotografiada. Con el París de Cartier-Bresson, de Doisneau, de Kertész y tantos otros maestros admirados. Me relamía de antemano pensando en las muchísimas oportunidades fotográficas que iba a tener, en la de buenas fotos que podía traerme de regreso en la tarjeta de memoria.

Y cuanto más altas son las expectativas, más dura es la caída.

Para empezar está el obvio pero inevitable punto de partida de que yo no soy Cartier-Bresson. París es mucho París, pero no se conseguirá de él nada más que una bonita postal, en el mejor de los casos, si no se tiene talento. Pero parece ser que esto tan evidente yo no lo tenía lo bastante interiorizado, como tampoco soy consciente a veces, a pesar conocer racionalmente el dato, de que ese bombón de veintitantos años que tengo enfrente podría ser mi hija.

Pero el asunto es aún más grave. Vale, ya sabemos que no soy un maestro de la fotografía. Pero, además, el París de hoy no tiene nada que ver con ese de principios del siglo XX que retrataron los grandes. Porque a ellos les importaba mucho más la población, el gesto, el instante, la composición, el dinamismo que la estática de los edificios. Y las personas y las condiciones en que viven han cambiado mucho, afortunadamente, desde aquellos años de entreguerras. Seguro que, además de por el "momento decisivo", esas fotos que tenemos en la memoria nos seducen por su lado humano, porque reflejan unos lugares y unas gentes singulares que hoy resultan casi imposibles de encontrar, al menos en el París de los turistas que yo transité.

Y como todo es susceptible de empeorar, hay que sumar a lo ya dicho un tópico que se hizo realidad: en invierno, en París hace un tiempo de perros. Llovió, hizo un frío polar, al sol no se le vió en todo el tiempo, la bruma envolvía permanentemente la aguja de la torre Eiffel... luz gris y lechosa, cielos lavados. De noche cerrada a las cinco de la tarde. Las peores condiciones para hacer fotos. Hasta se me iban las ganas de salir del hotel.

¿Os parece poco?. Pues hay más, aunque sea una cuestión de gustos personales. Me topé en París con su grandiosa arquitectura: los enormes edificios neoclásicos, de líneas rectas rematadas con volutas y dorados; las enormes avenidas; los jardines inabarcables. El lujo. La arquitectura de la grandeur. Dicen que el tamaño importa, pero a mí tanto edificio enorme no me parecía sino la sublimación del deseo de un amante impotente. Vamos, que me deja indiferente, cuando no me echa para atrás, todo ese dorado con volutas. Seré un insensible, pero la que dicen que es la ciudad más hermosa del mundo me parece, arquitectónicamente hablando, pretenciosa y hortera. La estética del poder, de la demostración de fuerza y dinero. La arquitectura faraónica que deja bien claro quién manda y el respeto que se le ha de tener.

Y si a la falta de talento, al frío y lluvia, a la arquitectura apabullante le sumamos las manadas de turistas que invadían (invadíamos, claro) toda la ciudad, sin dejar un resquicio libre de la marabunta, comprenderéis que la decepción acabó arruinando mis anhelos fotográficos.

Así que las fotos que saqué de París son, en el mejor caso, discretas. No sé si volveré a intentarlo pero, de momento, la idea que tenía de esa ciudad ha acabado echa añicos.

París, Ècole Militaire, 30/12/2010
Nikon D90, Tamron 17-50/2.8, 24mm, 1/60 seg. , f/9

viernes, 13 de abril de 2012

Otsagabia




Llovía. Habían pronosticado un tiempo de perros para aquellos días de vacaciones y, por una vez, estaban acertando. Siempre pasa igual, purita ley de Murphy.

Pero no pensaba arredrarme. Había hecho acopio de valor y de memoria. De valor porque no quedaba más remedio y de memoria porque recordé unas imágenes que había visto no sé dónde que proponían, cuando llueve, aprovechar los aspectos fotogénicos de la lluvia; las gotas cayendo, los reflejos de los charcos, esas cosas. Y estaba firmemente decidido a ponerlo en práctica.

Y llovió. Hasta nevó. Pero por un momento, al llegar a Ochagavía/Otsagabia, salió el sol. Y de la lluvia aproveché las nubes que aún quedaban, la acera lavada, la ausencia de gente y hasta de coches.

Y de vuelta a casa he pensado que hace mucho que no toco el blanco y negro. Así que ahí va, el recuerdo de un momento de sol en el pirineo navarro, donde no hay Corte Inglés y no se han enterado de que en abril ya es primavera...


martes, 20 de marzo de 2012

Vida




Trasteando por el disco duro, he rescatado esta foto de diciembre de 2008. Uno de los primeros retratos que hice con el equipo digital; supongo que se nota. Mil veces la he procesado sin que nunca me haya convencido el resultado. Pero ya está bien: algún día tenía que salir a la luz esa mirada de Gemma, derrochando vida.

Nikon D70s
Nikkor 70-210mm, 85 mm
1/100 seg, f/5.0

lunes, 27 de febrero de 2012

La joven de la perla




En ocasiones canto cosas.

Nos juntamos un grupo de locos por el canto, nos ponemos uniforme negro, y nos pasamos tardes enteras entre desplazamientos, preparativos, ensayos y concierto.

A veces, como en esta foto, el lugar del concierto está lejos y hay que contratar un autobús, que sale nada más comer, con la luz más dura del día, hacia su destino. Y en ese autobús, lanzado entre las curvas, hay que hacer equilibrios más dignos de un circo que de un coro para tomar alguna foto sin dejarme los dientes en el intento.

La imagen se resiente de esas precarias condiciones de la toma. Pero creo que consigue transmitir la alegría de Irene, camino de disfrutar de su gran afición.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Permanencia



Hay cosas que no cambian. Si la modernidad de los coches aparcados no lo delatara, podría ser la estampa de alguna ciudad española en los años cincuenta. Pero está tomada en las calles de Oporto en septiembre de 2011.

¿Nos ha dejado así la crisis o es que nunca hemos llegamos a salir del todo de esta Iberia profunda?

viernes, 28 de octubre de 2011

Monasterio de Piedra




Después de una quedada fotobloguera en el Monasterio de Piedra y la laguna de Gallocanta, empiezan a llegar las las fotos a los blogs y con ellas las sanas comparaciones...

domingo, 2 de octubre de 2011

¡Necesito un angular!



Con él mis fotos seguirían siendo igual de mediocres, pero por lo menos no sufriría a la hora de hacer algunos encuadres.

Oporto, septiembre de 2011

jueves, 1 de septiembre de 2011

Embarcadero




Lago Maggiore (Italia)
Agosto 2011

lunes, 9 de mayo de 2011

Un vero capuccino



Y estaba tan bueno como parece...

Degustado aquí.

jueves, 28 de abril de 2011

domingo, 20 de marzo de 2011

Sucesos



De nuestra redacción.- En la pasada noche del 19 al 20 de marzo han tenido lugar en Valencia vandálicos sucesos todavía no bien esclarecidos.

Al parecer, grupos incontrolados pero bien organizados de personas de ambos sexos, ataviados con pintorescos y llamativos disfraces, prendieron salvajemente fuego a todos los monumentos falleros que, con tanto esfuerzo, se habían erigido. La naturaleza premeditada y coordinada de las acciones pirómanas se revela en que los ataques a los monumentos se realizaron de forma casi simultánea, sobre las 24 horas, y siempre al grito de "senyor pirotècnic, pot començar... ".

Las pérdidas aún no han podido ser evaluadas, pero sin duda serán muy cuantiosas. Afortunadamente, la entrega y arrojo espectaculares del cuerpo de bomberos, que actuó con una inusitada rapidez y eficacia impidió que los daños fueran aún mayores.

Lo más extraño de la situación es que los grupúsculos pirómanos actuaron sin ser reprimidos por las fuerzas del orden, lo que hace sospechar la existencia de connivencia con las autoridades. De confirmarse las sospechas, que los equipos de este medio están ya investigando, se trataría de una conspiración sin precedentes, que quizás pretendería dañar la imagen de Valencia de cara a las próximas elecciones.

Especialmente misteriosa e inquietante es la presencia entre los equipos de extinción de algunos bomberos del Principat d'Andorra, como se puede apreciar en las imágenes, hecho que agravaría la conspiración con la intervención de potencias extranjeras.

Desde nuestra inmarcesible voluntad de brindar la resplandeciente verdad a la opinión pública, seguiremos informando del resultado de nuestras averiguaciones en torno a estos lamentables hechos, que públicamente condenamos.

domingo, 13 de marzo de 2011

Reflejos





Quizás se deba a esto el topicazo de la "ciudad de la luz", porque de día el cielo plomizo, gris y triste quitaba los ánimos.

jueves, 17 de febrero de 2011

La cotorra durmiente




Sobre la cúpula del mercado central de Valencia hay una veleta con forma de cotorra, como símbolo del bullicio y los olores que lo invaden por las mañanas.

Pero cuando cae la noche, toda actividad cesa, reina la calma más absoluta y es cuando la cotorra, después de un intenso día de jaleo, echa un sueñecito. Porque la mañana siguiente ha de madrugar.


miércoles, 9 de febrero de 2011

Sa mère inconsolable





Eran otros tiempos. Por aquel entonces, el debate político movía a la población; lo que se escribía en los periódicos era motivo de comentario, discusión, hasta el punto de que, en ocasiones la polémica se salía de los cauces civilizados. Nada que ver con la actual abulia de la opinión pública.

Victor Noir (cuyo verdadero nombre era Yvan Salmon) fue un periodista francés del periódico republicano La Marseillaise. En diciembre de 1869 se desató una polémica entre el periódico lealista L'Avenir de la Corse y el radical La Revanche, con fuertes invectivas por parte de este último contra Napoleón Bonaparte. La Marseillaise se alineó en el debate junto con La Revanche.

El príncipe Pierre Bonaparte, sobrino del a la sazón reinante Napoleón III, publicó en L’Avenir una carta en defensa del honor de su familia, en la que tachaba de traidores y cobardes a sus opositores. Esto motivó que Pascal Grousset, director de La Marseillase, le enviara como sus padrinos a Victor Noir y Ulrich de Fonvielle a fin de concertar los términos de un duelo. A partir de aquí las cosas no están claras. Según la versión de Fonvielle, tras unas acaloradas palabras, Bonaparte asesinó de un tiro a Victor Noir; según Bonaparte, el disparo fue precedido de agresión por parte del difunto.

En cualquier caso, la muerte fue un acontecimiento nacional. Al entierro acudieron 100.000 personas y fue un duro golpe para el Segundo Imperio. La tumba de Victor Noir, convertido en héroe republicano, fue trasladada años después al cementerio de Père-Lachaise, en París. Sobre ella se depositó una excelente escultura de Jules Dalou, de gran realismo. Quizás porque Dalou, siguiendo la técnica habitual entonces, modeló la estatua con el cuerpo desnudo; quizás porque quiso representar el futuro que dejaba para siempre Noir, pues había fallecido con solo 21 años y el día antes de su boda, lo cierto es que la figura de bronce presenta una más que notable erección.

Y con el tiempo empezó a difundirse la creencia de que la manifiestamente viril estatua favorecía la fertilidad de las mujeres, mejoraba otros problemas maritales o incluso les hacía encontrar marido. Dice la leyenda que se debe colocar una flor en el sombrero de la estatua (aquí se la han puesto en la mano), después besarla en los labios y, por último, frotar su área genital. De este modo, la procesión de mujeres por la estatua ha hecho que sus partes nobles se mantengan perfectamente bruñidas, a diferencia del resto de la estatua, cubierto por una pátina de óxido.

En 2005 se colocó una valla alrededor de la estatua para evitar estos actos que se consideraron vejatorios de la memoria del difunto…. ¡pero las protestas de la población femenina de París, que reclamaba su derecho a rozarse con la estatua, han hecho que las autoridades la retiren!

No es de extrañar que, en vista de lo que no dejan de hacerle a la imagen de su hijo, la madre de Victor Noir permanezca inconsolable.

miércoles, 19 de enero de 2011

¡Ya tocaba!





Las muchas actividades y la poca inspiración me han tenido alejado demasiado tiempo del blog. Ya es hora de retomar la sana costumbre de exponer mi trabajo a la vergüenza pública.

Así que vuelvo a la carga, aunque sea con una imagen tan vista como esta, de un puente (el de Monteolivete, en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia) fotografiado hasta la saciedad. Cuando hice la toma éramos tres aficionados los que, afanados con nuestros trípodes y con aire autista, estábamos inmortalizando el juego de luces de la arquitectura de Calatrava. Perdonad la falta de originalidad, procuraré subsanarla.

Y feliz año!

jueves, 15 de abril de 2010

No comment




Jueces enjuiciados. Chorizos mallorquines. Amiguitos del alma. Vecinos apaleados. Hipotecas ejecutadas. Colas de desesparados...

Con la que cae últimamente no me extraña que la igualdad, la justicia y la libertad se encuentren en este estado… y en almoneda.

ACTUALIZACIÓN: El 30/3/2012 se ha inagurado en Valencia la muestra de fotoperiodismo "Fragments 2011". Una de las fotografías que se exhiben es ESTA, de José Penalba. Da gusto ver que los maestro siguen mi senda (je je..)



martes, 16 de febrero de 2010

Una imagen, tres visiones (y III)



Ésta es la tercera y última entrega, al menos de momento, de esta pequeña colaboración que hemos realizado Isabel, Pere y yo. La foto que hoy subimos está hecha por Pere y aquí podéis ver las otras dos versiones.

Isabel Membrado
Pere Chuliá

Esperamos que hayáis disfrutado con esto tanto como nosotros y sólo nos queda agradeceros vuestro interés y vuestra participación.

martes, 9 de febrero de 2010

Una imagen, tres visiones (II)



Esta es la segunda entrega de la serie “Una imagen, tres visiones”. Hoy le toca el turno a una toma mía.

Las otras dos versiones las encontraréis en:

Isabel Membrado
Pere Chulià

Como algunos de vosotros lo habéis solicitado, pongo a continuación la imagen original sin procesar y su poco ortodoxo histograma, para que veáis de dónde partíamos.




Yo, personalmente, agradeceré que os "mojéis": que me digáis qué trabajo, o qué aspectos de cada trabajo, os gustan más o menos y por qué. En ello habrá unas componentes técnicas y otras subjetivas. De casi todas se puede aprender. Gracias.

martes, 2 de febrero de 2010

Una imagen, tres visiones (I)



Decía Ansel Adams que “los negativos fotográficos son como partituras musicales: se pueden interpretar de muchas formas diferentes”.

Los archivos RAW se han convertido en los nuevos negativos y el ordenador ha sustituido al cuarto oscuro.

Las cámaras son hoy en día herramientas con un nivel muy alto de sofisticación y aún así, la foto no la hace la cámara sino el fotógrafo. O dicho de otra manera, con la mejor de las cámaras se pueden hacer malas fotos. Encuadre, ángulo, ocasión, instante preciso … son elementos decisivos y ninguno de ellos depende de la cámara.

Y sin querer entrar en polémicas, la fotografía nunca es totalmente real y siempre es subjetiva. Una subjetividad que nace en el momento de la toma y que adquiere carta de naturaleza en el “cuarto oscuro”, donde el fotógrafo vierte sobre la imagen toda su capacidad creativa e imprime el sello definitivo de su carácter y estilo propios.”

Nos hemos puesto de acuerdo tres aficionados a la fotografía para dar tres versiones diferentes de un único archivo RAW. Hemos elegido una foto propia cada uno y la hemos hecho llegar a los otros dos, de tal manera que cada uno dispone de tres tomas: una de Isabel, una de Juan y una de Pere. El experimento consiste en que cada uno de nosotros procese el mismo archivo raw a su manera. Hoy podéis ver las tres versiones de la foto de Isabel.

Posteriormente, le tocará el turno a la toma de Juan y por último a la de Pere. No es una competición, sino una colaboración, un experimento y un juego. Una forma de ver a dónde nos lleva el particular estilo de cada uno al interpretar los negativos.

Con toda seguridad habremos llegado a puertos diferentes. Estáis a punto de comprobarlo.
Estas son las otras versiones de la misma toma:


Pere Chulià





One only image, three different visions

Ansel Adams said that “The negative is comparable to the composer's score and the print to its performance. Each performance differs in subtle ways”.

RAW files have become the new negatives and computers have replaced darkrooms.

Today cameras are very sophisticated tools, but even so, pictures are not taken by cameras but by photographers. In other words, you can take bad pictures even with the best camera. Framing, angle, opportunity or right moment are crucial elements, but none of them depends on cameras.

Unwilling to rise a controversy over photography, we think pictures are never totally objective, but always have some degree of subjectivity. This subjectivity begins when taking the photo and goes on inside the “darkroom”, where photographers show all their creativity, style and character.

We are three amateur photographers who have agreed to give three different visions on the same RAW file. Each of us have chosen one photo of our own and have sent it to the other two, meaning that each of us have the three pictures: Isabel’s, Juan’s and Pere’s. The point is that each of us processes the RAW file their way. Today you can see the three versions by Isabel.

After Isabel’s versions, Juan’s and then Pere’s will come. This is not a competition, but a mutual collaboration, an exciting experience and a funny game. It’s a way of looking at our own creativity and showing our different styles by processing the same RAW files. Probably we will differ in our final results. You will know soon.

These are the other versions of the same picture:

jueves, 21 de enero de 2010

martes, 29 de diciembre de 2009

Feliz acidez...




...y próspero año nuevo.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

martes, 24 de noviembre de 2009

Frescura



En parte es un tópico, pero en parte es cierto.

La frescura, la capacidad de entusiasmo, la deshinibición, la alegría, el juego, la divina irresponsabilidad, el vivir la vida a cada instante, como si siempre estuviera por estrenar, son atributos de la infancia, que difícilmente se mantienen en el tiempo.

Ojalá consigamos tener mucho de todo eso en nuestra vida. Y ojalá todos los niños vivan la suya así.


Nikon D70s, objetivo nikkor 50 mm, f/1.8
1/1000 seg., f/2.2, ISO 200
Sin trípode
Reencuadrada

martes, 10 de noviembre de 2009

Reflejado en el lujo



¿En qué consiste el lujo? ¿En poseer el coche con la estatuilla o en disfrutar de su visión acompañado de buena gente, paseando bajo los árboles de Logroño en los últimos días de verano?

lunes, 2 de noviembre de 2009

Cenizas a las cenizas



Este verano un tremendo incendio alcanzó al cementerio de Soneja (Castellón). Aunque el municipio ha dejado bastante aseado el camposanto, el fuego dañó el arbolado, dejando en pie solamente un puñado de cipreses chamuscados, y bastantes tumbas se han deteriorado.

Nunca más cierto: cenizas a las cenizas.

domingo, 1 de noviembre de 2009

Premio


Pues sí, amigas y amigos, como dice la imagen, en la ceremonia de entrega de los premios "Debía hacerlo 2009", celebrada con gran boato y glamour, se me hizo entrega del 1º PREMIO 2009 DEBÍA HACERLO A LA MEJOR FOTOGRAFÍA, por mi foto "Otra vida (II)".

Como decía hace poco en esta página el sabio Osselin, no hay que mantener el blog pensando en las visitas, comentarios o seguidores, pero también es cierto que siempre da gusto que reconozcan la labor que uno va haciendo.

Así que muchas gracias al dicrector del blog organizador de los premios y a las 131 personas que me han dado su voto. Y enhorabuenta a los que, en otras categorías, también han resultado premiados y cuya compañía en este premio es un honor.

jueves, 29 de octubre de 2009

martes, 20 de octubre de 2009

Cosas que no se deben hacer


Hay cosas que nunca se deben hacer.

Si cuando estás pensando en subir una foto al blog ves que alguien se te ha adelantado poniendo la misma foto y que, encima, su foto es mejor que la tuya, no la debes subir. Inevitablemente, saldrás perdiendo en la comparación.

Entonces... ¿por qué la subo?. Quizás porque es bueno comparar y recibir comentarios, seguro que aprendo mucho de lo que digáis. Quizás porque esto es un juego y no hay que tomárselo demasiado en serio. Quizás porque no se trata de ver quién hace la mejor foto (o quién la tiene más grande), que para competir ya hay otros momentos. Quizás por hacer un brindis a Mario, que tiene un blog estupendo. Quizás porque me apetecía subir la foto y no me voy a quedar con las ganas.

Y, probablemente, porque de vez en cuando conviene hacer lo que nunca se debe hacer.

martes, 13 de octubre de 2009

El camino





Como siempre, tan importante o más que el destino es el camino que recorremos para llegar a él.

Íbamos hacia Logroño, a encontrarnos con otros blogueros, a buscar nuevas oportunidades fotográficas. Pero se nos aparecieron en la ruta.

lunes, 5 de octubre de 2009

La mirada cansada


Ya que Raúl ha abierto la veda de imitar los títulos de otros blogs, me apunto a la cacería.

Ojos cansados tras muchos años vendiendo verduras y hortalizas, aunque sean las excelentes de La Rioja.

martes, 29 de septiembre de 2009

martes, 22 de septiembre de 2009

Óxidos




Lo sé. No es una foto demasiado original. Pero me sedujo la textura de esas rejas oxidadas, por delante de las cuales tantas veces he pasado, cada año un poco más herrumbrosas por el castigo del tiempo y la implacable brisa marina, cargada de salitre.

Lo que me inquieta es por qué me he decidido ahora a fotografiar estas rejas, cuando las conozco desde hace un montón de años. ¿Será que yo también estoy oxidándome como ellas y les he cogido simpatía?. Mejor no le doy más vueltas.

jueves, 10 de septiembre de 2009

Peineta



Atravieso este puente unas cuatro veces al día. Ya era hora de subirlo al blog.