miércoles, 19 de enero de 2011

¡Ya tocaba!





Las muchas actividades y la poca inspiración me han tenido alejado demasiado tiempo del blog. Ya es hora de retomar la sana costumbre de exponer mi trabajo a la vergüenza pública.

Así que vuelvo a la carga, aunque sea con una imagen tan vista como esta, de un puente (el de Monteolivete, en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia) fotografiado hasta la saciedad. Cuando hice la toma éramos tres aficionados los que, afanados con nuestros trípodes y con aire autista, estábamos inmortalizando el juego de luces de la arquitectura de Calatrava. Perdonad la falta de originalidad, procuraré subsanarla.

Y feliz año!

Caminando

¡Cuántas veces transitamos por la vida, casi marcando el paso, sin darnos cuenta de todo lo que nos rodea!