domingo, 5 de octubre de 2008

Contrastes



Contrastes cromáticos (el negro sobre el blanco, el blanco contra el cielo), pero también de otra índole.



La iglesia de la playa, casi en primera línea, contrasta con los cuerpos veraniegos apenas cubiertos por bikinis. Y su repique llamando a misa de ocho contrasta con la indolencia de los veraneantes, que a esa hora se preparan para salir de cena, se untan con after sun o descansan en la terraza.



Playa de Oliva (Valencia)
Agosto de 2008



5 comentarios:

August dijo...

Pues me gusta el contraste y la composición muy buena. Siempre hay gente para todo, y mas en zonas que aunque temporalmente acogen una gran concentración de personas.
Saludos!

Ardilla Roja dijo...

Mira que maca esta foto.

Yo a veces voy a una playa que tiene un puesto de la Guardia Civil como quien dice, tocando la arena. No es lo mismo que la iglesia, obviamente.

El que estaba de guardia en la puerta, era el típico guardia regordete y con bigote y las inglesas pasaban en bikini por delante de sus narices para ir al chiringuito de los helados. La primera vez que lo vi, me resultó una estampa bastante curiosa.

Con un par de Sensores dijo...

Me gusta! Hubiera jurado que era Grecia ;-) Buen contraste y buena toma. Besos!

Vive Malabar dijo...

Cuanto tiempo sin acercarme por Oliva... por ahí es donde hago wind surf...ayyyyy

Es bonita la iglesieta y la foto, unos colores impolutos, curioso imaginar el tañido de la campana tañiendo para recordar a los bikinistas y bañistas que toca "ponerse serios"

Odiseo dijo...

AUGUST: Gracias, aunque realmente la composición es muy sencilla

ARDILLA: Pues sí, poco más o menos es lo mismo: los que velan por el orden social y espiritual en un enclave que más tira hacia la libertad y la laxitud. Aunque se trata de una playa familiar y tranquila.

CON UN PAR: Ya ves, el blanco y el azul son una constante en nuestro mediterráneo. El resto de la iglesia, hay que decirlo, no recuerda en nada a las griegas. Besos.

MALABAR: ¡No me digas que has frecuentado esa playa, donde tanto he veraneado! El windsurf es algo que tengo pendiente, ya te pediré consejo.

La verdad es que ya hay pocas iglesias que sigan llamando a misa con campana y campanero, y es un sonido que (aunque te despierte demasiado pronto algún domingo de agosto) siempre trae dulces recuerdos de otros tiempos.

Caminando

¡Cuántas veces transitamos por la vida, casi marcando el paso, sin darnos cuenta de todo lo que nos rodea!